Gender: Neither an Obstacle Nor an Advantage » ADL Blogs
Get the Latest News on the Anti-Defamation League's efforts on Education
March 24, 2014

Gender: Neither an Obstacle Nor an Advantage

It starts at the beginning. Ever notice what color blankets swaddle the majority of the newborn girls and boys? Have you ever heard visitors coo, “She’s so pretty,” or “He looks so strong,” upon learning an infant’s gender? Early messages about gender roles certainly go beyond color and cooing and have the power to create lasting impressions; they can led to choices, limitations and expectations correlated to gender, during a time when children’s brains are growing at their fastest rate.Mother's hands holding a newborn baby.

Even our perceptions of an infant’s abilities are influenced by their gender. In a scientific study, mothers were asked to estimate how steep a slope their 11-month-olds could crawl down. The mothers of the boys answered correctly within one degree, but the mothers of girls underestimated their daughters’ abilities by nine degrees, even though there are no differences in the motor skills in infant boys and girls.

Trends also show that the majority of adults still give “action-oriented” toys (i.e., balls, vehicles, etc.) to boys and “passive” toys (i.e. dolls, princesses, etc.) to girls, further perpetuating gender stereotypes.

Would females in our society be less obsessed with “beauty” and males with “strength” if their early messages had been different?  Might all colors be considered appropriate, no matter one’s gender? Would children grow up to enjoy a wider range of careers if their toys and books avoided gender stereotypes? Might more children feel comfortable about both genders crying, showing empathy or excelling in the arts, technology and/or academics, if they saw more role models of different genders doing so?

Moving beyond conventional and established gender norms requires a critical eye and ear, and a disposition to challenge gender bias by making gender neither an obstacle nor an advantage. Since early messages about gender have such a powerful and lasting influence, children’s first teachers should consider the following:

  •  If children do not live up to the societal gender norms or your assumptions, what judgments do you make? Examine your personal biases and make the decision to challenge narrow gender expectations daily.
  • As young children develop their own sense of identity, they often embrace strict stereotypes and norms. Challenge gender-related stereotypes when you hear and see them. Expect all children to excel in all subject areas while also counteracting myths about gender’s relationship to ability.
  • Expose children to real-life examples, books, toys and media of people representing and succeeding in non-traditional gender roles, such a male child-care provider or nurse, a female company president or MVP in a co-ed baseball league.
  • Participate in ongoing anti-bias education for yourself and infuse anti-bias curricula into the classroom.

 


 

El Género: Ni Obstáculo Ni Ventaja

Comienza desde el principio. ¿Ha notado de qué color son las mantas que envuelven a la mayoría de los niños y niñas recién nacidos? ¿Alguna vez ha escuchado a los visitantes decir “Es muy bonita” o “Parece tan fuerte” al descubrir el sexo de un bebé? Los primeros mensajes acerca de los roles de género ciertamente van más allá de los colores y comentarios, y tienen el poder de crear impresiones duraderas; pueden llevar a opciones, limitaciones y expectativas correlacionadas con el género, durante la época en que el cerebro de los niños y niñas está creciendo a su ritmo más rápido.

Incluso nuestra percepción de las habilidades del bebé está influenciada por su género. En un estudio científico, se pidió a las madres que estimaran qué tan escarpada sería la cuesta que sus bebés de 11 meses de edad podrían descender gateando. Las madres de los niños respondieron correctamente con una variación de un grado, pero las madres de las niñas subestimaron las capacidades de sus hijas en nueve grados, aun cuando no hay diferencia en las habilidades motoras de niños y niñas.

Las estadísticas también muestran que la mayoría de los adultos aún dan juguetes “orientados a la acción” (es decir, pelotas, vehículos, etc.) a los niños y juguetes “pasivos” (es decir, muñecas, princesas, etc.) a las niñas, perpetuando así los estereotipos de género.

¿Será que, en nuestra sociedad, las mujeres estarían menos obsesionadas con la “belleza” y los hombres con la “fuerza” si sus primeros mensajes hubiesen sido diferentes?  ¿Es posible considerar apropiados todos los colores, sin importar el género? ¿Crecerían las niñas y niños hasta disfrutar de una más amplia gama de carreras si sus juguetes y libros evitaran los estereotipos de género? ¿Será que más niños y niñas se sentirían cómodos con ambos géneros llorando, demostrando empatía o sobresaliendo en las artes, tecnología y/o estudios, si vieran más modelos de diferentes géneros haciéndolo?

Ir más allá de las normas de género establecidas y convencionales exige un ojo y oído críticos, y la disposición a desafiar los prejuicios de género haciendo que el género no sea ni un obstáculo ni una ventaja. Dado que los primeros mensajes sobre el género tienen una influencia tan poderosa y duradera, los primeros maestros de los niños y niñas deben tener en cuenta lo siguiente:

  • Si las/os niñas/os no cumplen con las normas sociales de género o sus suposiciones, ¿qué juicios hace? Examine sus prejuicios personales y tome la decisión de desafiar diariamente las limitadas expectativas de género.
  • A medida que las niñas y niños pequeños desarrollan su propio sentido de identidad, a menudo adoptan normas y estereotipos estrictos. Desafíe los estereotipos de género cuando los vea y escuche. Cuente con que todos los niños y niñas sobresalgan en todas las materias, mientras también contrarresta los mitos sobre la relación entre el género y las capacidades.
  • Exponga a los niños y niñas a ejemplos de la vida real, librosjuguetes y medios de comunicación de personas que representen y triunfen en roles de género no tradicionales, tales como un proveedor de cuidados infantiles masculino o enfermero, una presidente de compañía o una estrella femenina en la liga de béisbol mixto.
  •  Participe en los cursos de educación contra el prejuicio  e introduzca un currículo contra el prejuicio en el salón de clase.